ATENCIÓN E INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL ÁREA INFANTO-JUVENIL

Es posible que en estos momentos os estéis planteando una serie de dudas o preguntas sobre la necesidad o no de acudir a un centro de psicología. En nuestras páginas os facilitamos una breve explicación y unas listas orientativas de preguntas, y que el conjunto de algunas de ellas podrían estar indicando mayor riesgo de presentar alguna patología, trastorno o simplemente presentar alguna dificultad o  necesidad que os prodríamos ayudar a identificar, afrontar y hacer que el día a día sea más adaptado y favorable para todos.

 

Para facilitar ofrecer esta información, la hemos ordenado en los siguientes apartados: entorno clínico, entorno escolar, entorno familiar/social y adolescentes

Según la OMS los trastornos psicológicos en la infancia se dan entre un 10-12% de la población. Pero, ¿cuando saber que la conducta de un niño es normal o patológica?

  

Para diagnosticar un trastorno en jóvenes tendremos en cuenta aspectos como los procesos de cambio a lo largo del desarrollo evolutivo, ya que hay conductas que pueden confundirse con etapas normales del desarrollo, así como en el contexto que se dan las dificultades o anomalías. Identificamos un trastorno en el momento que la sintomatología está afectando a la vida diaria del chico/a, incidiendo en alguna área de su entorno (familiar, escolar, emocional, relacional).

 

Por esta razón es importante realizar orientaciones diagnósticas teniendo en cuenta su afectación en el transcurso del tiempo, el contexto y la edad de cada niño/a.

 

Su hijo/a puede estar sufriendo algun otro trastorno de inicio en la infancia y la adolescencia que no esté recogido en la lista que le presentamos. No dude en consultar con nosotros cualquier necesidad que tengan y le responderemos si desde nuestro centro lo podemos abordar o le informamos dónde poder acudir. Añadir la importancia que tiene en el pronóstico y su buena evolución la detección precoz, así como la coordinación entre todos los que le rodeamos (ámbito educativo, sanitario, familiar...)

ENTORNO ESCOLAR
  • Reeducaciones personalizadas y aención a la diversidad.
  • Coordinación con la familia y con el centro educativo
 

Un desempeño adecuado en el ámbito escolar necesita no sólo del buen desarrollo intelectual, sino también de un buen desarrollo emocional y social, que posibilite al joven acceder al conocimiento y a las buenas relaciones con el entorno y establecer vínculos saludables.

Una de las principales dificultades para algunos jóvenes es afrontar las exigencias que le plantean los estudios. Y no todos los casos lo explica un posible trastorno, sino una serie de factores que pueden intervenir: personales, sociales, motivacionales, ambiente emocional, familiar...

Para ayudar a aboradar esta problemática trazamos una línea de trabajo individual desde sus fortalezas (los cuales le ayudamos a identificar y potenciar) y sus vulnerabilidades (para los que orientamos a adquirir nuevas habilidades).

Es importante trabajar estas dificultades los más pronto posible, y evitar que pueda afectar a otras áreas del entorno del joven. En ocasiones se trabajará paralelamente el programa reeducativo con el psicoterapéutico, si así fuera preciso.

Trabajamos en coordinación con sus educadores y familia, proporcionando pautas de intervención en el aula y en casa cuando puede beneficiar en el buen desarrollo del programa reeducativo, y teniendo en cuenta las directrices escolares y familiares en la elaboración del plan de trabajo.

 

  ENTORNO FAMILIAR Y SOCIAL
 

Como padres uno de los objetivos es que su hijo/a sea cada vez más autónomo, capaz y responsable, cumpliendo los acuerdos familiares y de su entorno. Desde nuestra intervención damos apoyo, asesoramiento y acompañamiento a la familia en el desarrollo  de su hijo/a, con el objetivo de promover un buen ambiente familiar.

 

Abordamos distintos factores que intervienen, proponiendo junto con la familia distintas formas de actuar ante las dificultades que se plantean, de una manera dinámica y participativa en la adquisición de los aprendizajes. Pueden ser muy diversas las dificultades o dudas que preocupan en algún momento a las familias, desde el comportamiento de los jovenes, saber potenciar sus talentos y las habilidades que les harán competentes en el día a día, hasta la propia seguridad de los padres y madres sobre su manera de actuar.

 

Entre las competencias y habilidades que favorecen a la buena adaptación del joven en su entorno, destacan las competencias de comunicación, gestión emocional, gestión del comportamiento y aquellas relacionadas con la manera de interaccionar, englobadas en las llamadas habilidades sociales.

 

ADOLESCENTES

  •  Orientación y acompañamiento personal

  • Orientación profesional

  • Prevención de conductas de riesgo

 

En la adolescencia se hace muy presente la necesidad de identificarse como personas independientes, con sus propios criterios que desean expresar y defender. En esta etapa se intesifican los procesos madurativos físicos, emocionales, conductuales, y en su transcurso pueden surgir en ocasiones dificultades que hagan vulnerable a los chicos/as. No necesariamente debe haber un trastorno para abordar aquellos conflictos psicológicos que están afectando a los jóvenes, al ser una etapa de grandes cambios:  aceptación de la propia imagen, relaciones interpersonales y familiares, competencia social y académica, orientación académica y profesional, pensamiento crítico y creativo, habilidades de afrontamiento ante dificultades, regulación emocional y conductual... y un largo etcétera. 

  

En el trabajo con los adolescentes es muy importante establecer un buen vínculo, siendo el primer objetivo sobretodo en las primeras sesiones con ellos, teniendo en cuenta las necesidades personales e individuales de cada joven. Nuestro trabajo se centra en orientar, asesorar y acompañar al adolescente en su trayecto vital. 

  

También, y dado a que es una etapa con gran vulnerabilidad a sufrir alguna alteración, es importante también la labor de prevención de riesgos, especialmente en el control de impulsos (consumo de sustancias tóxicas, control abuso de las nuevas tecnologías...) y en el trastorno de la conducta alimentaria y trastornos emocionales, al ser unos de los trastornos con más incidencia de inicio en la adolescencia.

640 534 432

93 799 89 53

  • facebook
  • twitter
  • googleplus

Centre de Psicologia Clínica del Maresme

CPC​ MARESME